Crónica de una buena “faena”, por Alfonso Maya

Crónica de una buena “faena”, por Alfonso Maya

Alfonso Maya nos cuenta desde su particular punto de vista y con mucho arte, el guest bartending de ayer en el Alexander

Plaza: Alexander Cocktail Club.
Espirituosos: Mezcal Los Danzantes-Alipús-Del Maguey.
Lleno hasta la bandera.

Jaime Añón en su primero, de nombre “Veracruz” cortó dos orejas y rabo. En su segundo, “Bandido”, recibió a puerta gayola con cafetera traída de Córdoba en mano, estuvo firme, asentado y realizó una faena muy elegante y brillante: dos orejas con petición de rabo por parte del respetable.

Javier Vicuña, no tardó mucho en coger el sitio a la barra de Alexander con todo el handicap que supone trabajar a la “ancient regimé”, y estuvo plenamente entregado en sus dos propuestas, realizando una faena memorable que quedará para los anales de la historia del bartending con su “Smoked Fashioned”: dos orejas y rabo. En su segundo, de nombre “Don Carlos” estuvo “de la pera” y el respetable exigió sacarlo a hombros…
Logroño debería estar muy orgulloso con la categoría, calidad y señorío de esta figura del bartending y para nosotros fue un gran honor contar en el histórico cartel con un diestro de esta inmensa valía.

Carlos… ¡qué decir de Carlos! Una vuelta de tuerca en la historia presente y real del toreo -digo del bartending- resulta que se tiró al ruedo demostrando un valor inconmensurable, casta y raza propias de las figuras que se hidratan con mezcal y del bueno: su danza en el albero -digo alfombrado- del Alexander fue propia de los más versátiles y virtuosos bailarines de arte… Vida mucha vida a esta figura extraordinaria y sin igual dentro del panorama del bartending nacional. Por supuesto, se llevó “la pata” y luego la metió para hacer un ¡Pechuga! sin igual. El público lo llevó en volandas junto a la puerta de su hotel… ¡y un miércoles!.. ¡y en Granada! Hay afición sin duda alguna.

Alfonso Maya hizo honor al “Quietismo” de su admirado José Tomás y no se amilanó ante un evento tan arriesgado. Le llaman valor (que no inconsciencia) y demostró ser atemporal, parando el tiempo y tratando de reunir Oriente y Occidente en su mezcalería destapó el tarro de las esencias caras, sólo al alcance de “Los Mesías” del bartending. Alexander demostró no sólo ser una plaza -digo pilar-bastión- de la historia de la coctelería española, sino ser una de las más bellas y encantadoras; lo cual no es nada fácil y por lo que su mentor, la Mítica Leyenda Don Julio tiene que estar orgulloso, aunque su hijo sea un heterodoxo o contrarrevolucionario del toreo -digo del bartending- se hizo gala de un respeto a la linea y canon del Alexander, al toreo-bartending “antigio” caro y se le dió una vuelta de tuerca hilando fino y tratando de ser siempre elegantes.
Alfonso obtuvo dos orejas con petición de rabo durante su faena con “La Otra Palabra”, y con su segundo “Corazón de Alexander”, tuvo una leve cornada (se acabaron las existencias de Chartreuse: 3 botellas y media) pero demostró una raza y genio increíble al reponerse con autoridad y tratar de finalizar la faena lo más dignamente posible.
Como propietario de la plaza obtuvo el reconocimiento de los compañeros y del público que se acercó a beber buenos tragos.

Carlos, Hugo, Aurelio y Aurelién como propietarios de la ganadería “Los Danzantes-Alipús y del Maguey” salieron a hombros por petición popular por la difícil e inexpugnable puerta grande del Alexander: ¡Bravo! Sus espirituosos estuvieron a la altura de tan exigente cita, porque ya se sabe “Noche de expectación muchas veces se convierte en noche de decepción”.
Por lo que podemos concluir que hubo toros -digo Cocktails- y toreros a la altura -digo Bartenders-.

Los bar-backs Franki y el espontáneo Manuel estuvieron hilando fino toda la noche y fueron guías fundamentales de los entresijos y vericuetos del laberinto del Fauno Alexandrino.

P.D: este símil con la historia, cultura y arte del toreo; es en tono simpático, esperamos no haber dañado sensibilidades y se lo hayan tomado con sentido del humor, porque ayer en Alexander no hubo tragedia sino alegría y buenas faenas.

¡Salud&Cheers y nos vemos en los ruedos!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Tienes que ser mayor de edad para entrar en esta web

Por favor verifica tu fecha de nacimiento

Style Switcher

Layout options
Header options
NOTE: Naked header pages won't use the vertical header