“Con el Gin Tonic se abrió la veda”, la increíble evolución de la coctelería en nuestro país

“Con el Gin Tonic se abrió la veda”, la increíble evolución de la coctelería en nuestro país

Ya es posible que en un restaurante nos ofrezcan cócteles de aperitivo o que ahora, en vez de salir de copas, se salga a conocer el trabajo de algunos de los mejores mixólogos de nuestro país.

Podemos confirmar que los cócteles, finalmente, han llegado a nuestro país. Ya es posible que en un restaurante nos ofrezcan cócteles de aperitivo o que ahora, en vez de salir de copas, se salga a conocer el trabajo de algunos de los mejores mixólogos de nuestro país. Con el Gin Tonic se abrió la veda y esta tendencia, una vez arraigada, permite introducirnos en otros muchos cócteles de todo tipo. Incluso podemos tomarlos sin alcohol pero realizados con el mismo entusiasmo y mimo.
Llegó hace algunos años la moda del gin tonic y los botánicos. Hubo un punto en que los vasos se convertían en verdaderos árboles de Navidad. Que si pimienta rosa, romero, enebro o physalis (esos frutos naranjas arropados por unas flores secas de color terroso). Su final se acerca, pero que no se asusten los ginebreros, continuarán esta temporada pero ahora acompañados de pequeñas frutas utilizadas, casi en exclusiva, para la decoración de bebidas.

Coge fuerza el Negroni, una bebida típica en los aperitivos italianos a base de ginebra, campari, naranja y vermut que, cada vez más, se puede disfrutar en nuestro país. Y es que los locales se han apuntado al vermut hasta a la hora del brunch, dejando en un segundo plano la ya clásicas Mimosas (espumoso y zumo de naranja) y Bloody Mary (vodka y zumo de tomate aliñado).

Desde el año pasado asoma cada vez más el vodka. Bebida ideal para cócteles pues su sabor, a diferencia de otras como la ginebra, es muy suave y admite infinidad de mezclas. Cócteles con maracuyá y hoja de menta, con opción también a elaborarlos con cava o champagne, o con recipientes fuera de lo común –véase el del Moscow Mule, en unos vasos de cobre–, se verán mucho estos próximos meses.

Vuelven también los clásicos: whiskys, brandys y bourbons, ya sean on the rocks o solos. El Manhattan (con whisky, vermut y angostura) que internacionalizó una popular serie americana o el Old Fashioned, con whisky, bourbon, bitter y cáscaras de limón y naranja son algunos de ellos. Pero también aparece de nuevo el Dry Martini de James Bond, con mucha ginebra y, de nuevo, vermut; y los cafés con alcohol, no solo el irlandés si no también los solos con gotas.

Esta temporada conoceremos nuevas mezclas, como las preparadas con ginger ale. Una bebida muy popular en la cultura anglosajona pero que ha tardado en llegar a España. Una de ellos es el cóctel Chicano, con pisco, limón, angostura y ginger ale o, sin ir más lejos, el gin ale que sustituye la tónica por ginger ale. Pero no nos alejemos del Pisco, pues es una de las bebidas que, desde América Latina, llegan para quedarse. Igual que el mezcal, que le pisa los talones a otro jugo de agave, el tequila. Margaritas de sabores exóticos que ahora llevan mezcal y vasos decorados con sal de gusano son algunas opciones del nuevo mezcalbar de Punto MX, Cascabel, en el recién inaugurado Gourmet Experience de Ayala de Madrid.

El tequila también seguirá abriéndose camino en nuestras barras. Como el sake, que ya no solo se toma tibio después de comer sino que aparecen finalmente los espumosos, los que tienen una mayor graduación alcohólica y los que, al igual que el vino, se disfrutan durante toda la comida.


Fuentes:
leonoticias.com

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Tienes que ser mayor de edad para entrar en esta web

Por favor verifica tu fecha de nacimiento

Style Switcher

Layout options
Header options
NOTE: Naked header pages won't use the vertical header