Peter Marinov, un “draught master” en el equipo OTC Group

Peter Marinov, un “draught master” en el equipo OTC Group

Desde el noveno puesto obtenido en el Campeonato Mundial de Heineken de Tiradores de Cerveza celebrado en Amsterdam, la evolución de Peter Marinov ha llegado a las más altas cotas con la obtención del título de “draught master” en la capital holandesa

“Por supuesto, que si se me presentara la oportunidad y superara las eliminatorias, volvería a repetir en el Campeonato Mundial en 2016; estoy seguro de que podría optar superar la clasificación -y hasta lograr el título, porqué no- ahora que tengo un plus de conocimiento acerca de la dinámica de las pruebas”.

De esta manera se expresaba el bartender tinerfeño de origen búlgaro Petar Grishev Marinov (Grupo Monkey’s, Tenerife) en la entrevista que concedió para esta misma sección de allá por el mes de mayo. Finalmente no podrá optar a esa posibilidad, aunque por un motivo muy satisfactorio para él tanto en el plano personal como profesional.

Representando a Canarias, “Pepe” (así lo apodaron cariñosamente en la final del Campeonato del Mundo de Tiradores de Cerveza organizado por Heineken en la capital holandesa) estuvo en un tris de dar la campanada.

“A partir de aquella experiencia tan enriquecedora, quedó abierta la opción de aspirar a convertirme en un entrenador personal dentro de un programa específico, el Star Serve, que creó la marca de la mano del maestro cervecero Frank Evers, que en la final fue tajante a la pregunta de qué iba a buscar entre los 18 competidores: ¡Mistakes! (fallos)”.

Claramente, los comentarios apuntaban a resaltar las condiciones naturales del tinerfeño, presagiando una proyección sin techo en un segmento del profesional de sala que requiere tanta rigurosidad para el que elige este cometido, tal y como Grishev demuestra a diario en el Monkey’s, en el sur de Tenerife. “Intento seguir mi trayectoria con determinación, preparándome a conciencia como un bartender eficaz; pero, la experiencia de Amsterdam me confirió otra manera de ver las cosas”, comenta.

De esa forma, desde Heineken en las Islas (Insular Canaria de Bebidas), prosperó y cuajó la opción de que “Pepe” siguiera el pertinente curso de formación, no exento de complejidad, para los aspirantes a “draught master”.

“Nos movilizaron durante 8 días en Amsterdam a 5 australianos, una francesa, un danés, 3 holandeses y este canario; sinceramente, yo iba con expectativas de que aquello iba a ser algo más suavito, cuando la realidad, a lo largo de los días, fue antagónica: hubo que emplearse a fondo”. En definitiva, el “draught master” -solo son poco más de un centenar en todo el mundo- inculca la máxima excelencia en el servicio de la caña, que es lo que hace que el consumidor pida la segunda.

“La experiencia fue intensísima, una jornada que se extendió aproximadamente desde las 8 de la mañana a 7 de la tarde; había que meterse de lleno a estudiar en el hotel desde las 5 de la madrugada. ¿El objetivo? Profundizar en las pautas que debe seguir el bartender para que la cerveza sepa diferente”.

La excelencia en cinco pasos. Grishev Marinov enumera los fundamentos básicos del denominado “Star Server”, el ambicioso programa internacional de la firma cervecera holandesa:

1. “Rinse the glass” (lavado y revisión estricta del vaso).
2. “Pouring angle 45º” (tirar la caña con el recipiente en 45 grados y sin tocar las paredes del vaso).
3. “Skim” (retirar espuma sobrante con una espátula).
4. “Check for perfect head” (comprobar que la franja de espuma se ajusta a los “hombros del logo, la estrella roja identificativa).
5. “Server on a coaster” (servir al cliente con dicho logo colocado frente a su vista con un ligero y elegante giro del vaso… y por supuesto una sonrisa).

“Cada paso está justificado para que el líquido de oro no sólo sepa mejor, sino que además aguante en las mejores condiciones mientras estamos con nuestro vaso en mano”. El primero es esencial, porque se evitan películas no deseadas que se adhieren al vaso, como pueden ser rastros de detergente.

La técnica de servirlo en la posición de 45 grados obedece a anular el exceso de gas, que es el que hace que nos inflemos (y luego aparezcan las indeseadas resacas), mientras que pasar la espátula confiere a la espuma una película de moléculas de agua que es la que va a preservar por más tiempo a nuestra caña en frescor, sabor y color. El “draught master” tinerfeño hace hincapié en que tampoco el grifo debe entrar en contacto con las paredes del vaso.

En definitiva, “Pepe” ha recibido una preparación de primera línea para inculcar y explicar el porqué de todos estos fundamentos a futuros expertos en el “tiraje” de la cerveza. Aunque no podrá reeditar su presencia en el Campeonato Mundial, se encuentra pletórico ante su nuevo cometido. “Después de las oportunas selecciones, será fantástico contribuir a preparar meticulosamente al que será nuestro representante”.

Petar Grishev Marinov es un dechado de simpatía y don de gentes, pero riguroso en su cometido. “El bartender debe ser un compendio de buenas maneras ante el contacto visual del público; buen aspecto. Hacerlo bien, más que un gesto técnico o automático, debe basarse en un sentimiento”.

“Por eso, es fundamental tener respeto a este oficio, desde el que recomiendo el consumo responsable con el alcohol en general. Además, otra faceta apasionante de la cerveza es que se asemeja a un ser vivo: cambia de sabor, de color al contacto con el aire; hay procesos complejos que deben conocerse para dominar un servicio satisfactorio al cliente. Por ello, mi admiración y respeto hacia los maestros”.


Fuentes:
eldia.es

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Tienes que ser mayor de edad para entrar en esta web

Por favor verifica tu fecha de nacimiento

Style Switcher

Layout options
Header options
NOTE: Naked header pages won't use the vertical header