Italicus, Rosolio di Bergamotto

Italicus, Rosolio di Bergamotto

Italicus, una “complejidad de cítricos fresca, floral y aromática”

Italicus llega para reinventar el aperitivo

Quizá ya sepas las nuevas tendencias que empiezan a coger fuerza en este, ya no tan, recién estrenado 2017. Pero si no conoces Italicus, todavía no te has enterado de todas.
Por eso vamos a descubrirte el Rosolio que llega a nuestro país para convertirse en la estrella del aperitivo.

Italicus viene a sorprender a nuestros paladares a través de una “complejidad de cítricos fresca, floral y aromática”. Un aroma fresco e intensamente aromático con toques florales de rosa y lavanda.
Las notas del paladar son cítricos, una ligera amargura y especias florales, y el acabado es complejo y duradero.

Pero… ¿qué es Italicus? ¿Y Rosolio? ¿De dónde vienen?
Tranquilo porque cuando termines de leer este artículo, serás todo un experto en el tema.

El nacimiento de Italicus

La historia de Italicus comienza con los 2 grandes periodos de la cultura italiana: Roma y el Renacimiento. Ambos unidos con el arte; siendo una fuente de gran orgullo para el pueblo italiano y legado a la cultura mundial.

De aquí nace la inspiración de Italicus, creando una bebida que habla de esos orígenes, capturando en cada sorbo el espíritu y esencia de Italia en este Rosolio.


 

El Rosolio: el Aperitivo Real

Cuando se estableció esta tradición, una de las bebidas más populares era el Rosolio, un licor destilado hecho en boticarios antiguos y que contienen multitud de hierbas, frutas y especias.

El Diccionario de la Lengua Italiana de Zingarelli define al Rosolio como “licor elaborado con alcohol, azúcar y agua en la misma proporción, además de una esencia de Rosolio, que es lo que le da el nombre: rosa de licor, licor de menta, etc.”

El 1 de septiembre de 2016, Giuseppe Gallo, experto en licores italianos de renombre internacional, contribuyó al redescubrimiento de la categoría con el lanzamiento de ITALICUS, Rosolio di Bergamotto, destilado en Piamonte, de forma tradicional, con el bergamoto de Calabria, un patrimonio de la UNESCO.

 

Antes de la aparición del Vermut, los Bitters o el Amaro en Turín y Milán, el Rosolio era el aperitivo principal, consumido entre otros por el Rey de Saboya y servido a menudo como el “Aperitivi di Corte” para los huéspedes en las fiestas reales. Pero a principios del S.XIX, el rey Vittorio Amadeo III encontró una oportunidad en la producción de vino blanco, mientras que la elaboración de vermut incentivó a los agricultores a modificar la producción.
Esto provocó que el Rosolio fuera “eliminado” como bebida de la Casa Real y desde entonces, la categoría Rosolio desapareció de las tiendas y los bares.

 Italicus

 

La tradición familiar mantuvo vivo el Rosolio

Pese a esta “desaparición”, el Rosolio nunca se extinguió por completo, manteniendose como una tradición familiar en muchas regiones de Italia, y con muchas variaciones en los ingredientes dependiendo de las propias regiones.

Algunas como Piamonte, un pueblo al norte de Italia, mantuvieron la elaboración tradicional mientras que Sicilia, al sur de Italia, es conocida por sus muchos tipos de Rosolio y su elaboración fue más variada.

 

La familia de Giuseppe Gallo tenía su propias recetas. Recetas hechas con limones o fresas silvestres escogidas a mano cerca de su casa en la costa de Amalfi. Una zona también famosa por la producción de Limoncello.

 Italicus

 

LA ESENCIA DE ITALICUS

 

Rosolio de Turín

El Rosolio original y también el más famoso es el “Rosolio di Torino”, una receta de más de 100 años que es el corazón de Italicus.

 

La antigua receta combina ingredientes tradicionales como Lavanda, Rosas Amarillas, Manzanilla Romana, Bálsamo de Melissa y Genciana, y proporciona a Italicus un complejo fondo floral con un suave y fragante amargor.

La maceración de estos ingredientes forma el primero de los “Estratti” o extractos que se utilizan para Italicus.

 Italicus

 

Bergamota de Calabria

De todo el Rosolio de la familia de Giuseppe Gallo, el más memorable es el realizado con bergamota fresca, traído de Calabria, zona donde la familia veraneaba.

En Calabria, se escogía la bergamota de los árboles, capturando su excepcional y brillante frescura y su sabor intenso.

La selección hecha para Italicus está dentro del area protegida para el Bergamoto en Calabria (DOP), que abarca desde la costa del Tirreno a las orillas del mar Jónico.

Es esta fruta maravillosa la que da el sabor predominante a Italicus. La firma familiar en la receta.


 

Cedro de Sicilia

Desde el s.XVI, Sicilia adoptó la tradición del Rosolio proveniente del norte; incorporando a la misma, la diversa gama de sabores únicos de Sicilia.

 

Sicilia es famosa por sus excepcionales cítricos entre los que destaca el Cedro. Una fruta grande y fragante, y una de las primeras variedades de cítricos en Italia.

Habiendo capturado las tradiciones originales del norte, el Cedro se convirtió en la firma del sur de Italia, dando a Italicus una verdadera y aromática distinción.

 Italicus

 

Italicus, un Rosolio natural y 100% italiano

Desde el principio, el objetivo de Italicus fue crear un espíritu con una procedencia excepcional.

Todos los ingredientes son 100% italianos, los mejores de sus determinadas regiones: Bergamota de Calabria; Cedro de Sicilia; Manzanilla Romana de la Toscana; Lavanda, Genciana, Rosas Amarillas y Bálsamo Melissa de Piamonte. También los licores de grano neutro son italianos, y hasta el casquillo y la botella se fabrican en Italia.

Además, no se agrega ningún azúcar o jarabe refinado. En lugar de eso, el licor se endulza naturalmente con un azúcar moreno natural (azúcar de caña) para respetar el proceso de producción original del Rosolio, el proceso del S.XV.

En Italicus todo es natural, todo es italiano.


 

Artesanos de Turín

Italicus está hecho, desde 1906 en Moncalieri, en la provincia de Turín por la familia Vergnano (Torino Distillati).

Estos Maestros Destiladores continúan con un legado de licores de calidad en una región que tiene siglos de antigüedad, manteniendo la tradición con Italicus.

Italicus se elabora mediante un cuidadoso proceso de maceración y destilación. Tres extractos separados (estrati) se crean utilizando los diferentes ingredientes: Rosolio, Bergamoto y Cedro.

Los productos botánicos del Rosolio se maceran durante una semana y después se destilan en una olla de cobre, que se enfría a -4ºC para unirse y filtrarse de forma natural. Para los dos extractos de cítricos, las cáscaras son prensadas en frío de forma independiente para luego ser destiladas, produciendo unas aromas puros y con “notas superiores”.

Un cuidadoso y suave proceso mezcla posteriormente estos hermosos extractos con azúcar de caña natural, licores de grano neutro italiano y agua pura.


 

Producción de Italicus

Basado en la receta centenaria del Rosolio de Turín:
– Camomila;
– Lavanda;
– Bergamoto;
– Bálsamo de Melissa;
– Rosas Amarillas;
– Genciana

Una semana de maceración

– Bergamoto de Calabria
– Area protegida para el Bergamoto en Calabria (DOP) – (Pieles)
– Infundido durante la noche y luego destilado

– Cedro de Sicilia
– Cedro (Pieles)
– Infundido durante la noche y luego destilado

– Azúcar de Caña natural

– 100% Natural italiano
– Licor de grano neutro


 

Estilo italiano

Para el diseño tanto de la marca como de la botella la inspiración volvió a ser de los periodos romano y renacentista.

La columna clásica Romana es la “marca registrada” de la antigüedad italiana, y su forma crea la forma de nuestra botella.

Su imagen de marca maneja conceptos que combinan ambos periodos, en la forma del dios Romano Baco con el estilo del hombre Vitruviano de Leonardo da Vinci; o tomando referencias icónicas como los mármoles blancos y negros de la Basílica de Santa María Novella en Florencia, construida por Miguel Ángel.

Tienes que ser mayor de edad para entrar en esta web

Por favor verifica tu fecha de nacimiento

Style Switcher

Layout options
Header options
NOTE: Naked header pages won't use the vertical header